El que no considera lo que tiene como la riqueza más grande, es desdichado, aunque sea dueño del mundo

El Amor es la fuerza que transforma y mejora el Alma del Mundo... cuando amamos siempre deseamos ser mejores de lo que somos

El amor nunca impide a un hombre seguir su Leyenda Personal. Cuando esto sucede, es porque no era el verdadero Amor, aquel que habla el Lenguaje del Mundo

Entre más apego tiene el hombre por el mundo, menos buscará el conocimiento. Entre más pequeño es su apego, mayor será la posiblidad de ganarlo todo

AMOR VERDADERO

Es difícil de creer que desde que el ser humano existe sobre la tierra, ha estado en pareja, y sin embargo todavía la gente pareciera no haber comprendido la clave del amor. Y es bien sencilla. El Amor es la energía más poderosa del Universo.

No es solamente un sentimiento. Es el poder magnético de atracción que mantiene a los planetas en sus órbitas, que nos mantiene junto al ser amado, que nos mueve a hacer cualquier cosa
impulsados por el deseo de servir. El Amor lo compenetra todo en el Universo; cada átomo sostiene a sus electrones en sus órbitas por el poder de atracción del Amor. Tanto hemos dicho "Dios es Amor", y todavía no vemos que es Su Amor el que fluye a través de nosotros.

Ese Amor tan intenso y tan lindo que sentimos el uno hacia el otro no es sino el Amor de Dios fluyendo desde Su Corazón, a través de nuestro corazón y hacia el corazón de la persona que amamos. Fíjense bien: el Amor que uno siente no es el que recibe, sino el que da. Entonces, no podemos pensar que ese Amor depende de una persona, en este caso, nuestra pareja, y que es esa persona la que tiene que amarnos, atendernos, cuidarnos, etc., para sentirnos amados. No es así como funciona, y por eso tantas parejas que nacen en el amor, al poco tiempo caen en el egoísmo del "yo quiero", "yo necesito", esperándolo todo de la otra persona y sintiendo que no les están dando lo que necesitan y merecen.

Éste es el punto de inflexión y es lo más difícil de aprender. Amar no es recibir, sino dar. Amar no es ser atendido, sino atender. Amar no es ser regalado, sino regalar. Amar es ponerse de último, dejando el primer lugar al ser que amamos. Es tener una gran sensibilidad hacia las necesidades del otro, y buscar de todas las maneras posibles dar todo de nosotros por atender a esas necesidades. Amar es renunciar a uno mismo. Es entregarse por completo.

Cuando uno ama, todo pensamiento, sentimiento, palabra y acción son fruto de ese amor. Cuando uno piensa en sí mismo, todo lo anterior es fruto del egoísmo, y por consiguiente, puede dar lugar a la agresividad, intolerancia, impaciencia, y a muchas cosas que con el tiempo desgastan la relación y acaban con el amor. Quien ama, aprende a observar cada pensamiento, sentimiento, palabra y acción, y cuida que sean fruto del amor, cuida que sea Dios hablando, pensando, sintiendo y actuando a través de uno, dando todo de sí para llenar de amor la vida del ser amado. Cuando somos amados por alguien, es Dios quién nos está amando a través de esa persona, y cada uno de nosotros es una fuente viva del amor de Dios.
Toda persona que tiene la bendición de enamorarse, y que encuentra su amor correspondido, llegando a formar una pareja con el ser amado, debe saber que es su responsabilidad cuidar por siempre el tesoro de su amor tan bien como lo hace al principio de la relación.

Todos tenemos cualidades en nuestra personalidad que no son agradables y que muchas veces tampoco son un reflejo del verdadero amor. Pueden ser celos, enojos, impaciencia, resentimiento por algo que hizo nuestra pareja, y mil cosas más que nos ponen odiosos, negativos y completamente faltos de amor. Pero más grave que tener estos defectos en nuestra personalidad, es pensar que está bien que seamos así, y encima pretender que nuestra pareja nos debe aceptar como somos, pasándole la carga de toda nuestra negatividad.  Esto no solo es injusto, sino que es una completa falta de amor.

No debemos seguir aceptando en nuestra vida ninguna de estas condiciones que son menores que la perfección, la cual es para nosotros la paciencia, la tolerancia, el amor y el perdón. Cuando tengamos un sentimiento o un pensamiento que no sea la perfecta expresión del amor, digamos inmediatamente: "¡No lo acepto! ¡Fuera de aquí! Una vez gobernaste mi vida, pero ya no lo haces más! Amada Presencia Yo Soy, asume el mando en esta situación y no permitas que vuelva a tener pensamientos y sentimientos negativos. Yo Soy el Amor de Dios presente en mi corazón y en todo mi Ser".

No nos acostemos a dormir ni una sola noche a partir de este momento, si nuestros corazones no están llenos de amor. No dejemos una sola discusión sin resolver, no dejemos pasar un comentario, una actitud, una palabra que no esté llena de amor. No permitamos nunca que algún día, ya sea por cansancio, rutina o descuido, las venas del amor comiencen a obstruirse.
Las cosas se resuelven en el momento, y si no se resuelven, se perdonan y se olvidan para siempre. Nunca utilicemos el recurso del reclamo. Lo que no se resolvió en su momento, perdonémoslo y olvidémoslo para siempre. Piensa en la persona que te ha hecho daño de alguna forma y dile: "Te perdono y olvido para siempre lo que me has hecho. Te envuelvo en mi círculo de Amor y de Perdón".

2 comentarios:

LUCIAMORA FONTI dijo...

GRACIAS!!!...sintiendo el amor verdadero, como lo planteas aquí, sólo puedes comprender que el amor es una guía inmensa en lo profundo de cada corazón, donde nuestras mentes han sido adoctrinadas bajo el manto de la libertad amorosa...
En lo personal, me he preguntado algunas veces, cual es "la forma correcta de amar", si pareciera que la existencia, más allá de nuestra inteligencia y moral humana que gozan de un tiempo para expresarse, se realza en eternidad con su grandeza absoluta.
Fraternizar el amor es maravilloso, y es indudable que sucede a través de la conciencia que logra visionar cada individuo viviendo, experimentandolo...
nuevamente GRACIAS!...tienes un lugar creativo y dínamico, hermoso remanso para nuestras almas, para la reflexión íntima y el compartir lo mejor que podemos alcanzar.
Abrazo enorme.

10 de enero de 2013, 3:49
Silvia Rojas dijo...

Gracias por compartirnos tan bellas palabras!!!!!

11 de enero de 2013, 5:20

Publicar un comentario